Los alias, o cómo recordar fácilmente comandos de terminal

Como ya sabrá quien haya leído otras entradas de este mismo blog, la terminal es una herramienta muy potente que nos permite realizar todo tipo de operaciones en el mac. De hecho, es muy frecuente encontrar en internet tutoriales que nos dicen que ejecutemos un determinado comando de terminal para solucionar algún problema. Sin embargo, algunos de estos comandos son demasiado difíciles de recordar por la cantidad de parámetros y opciones que se les puede aplicar. En este artículo se explica una forma de recordarlos.

¿Qué son los alias?

Si pensamos en otros aspectos de la vida más allá del tecnológico, un alias no es más que un apodo o un mote, es decir, una forma de llamar a una persona que es distinta de su nombre real.

Con los comandos de la terminal pasa lo mismo. Un alias no es más que asignar un nombre fácil de recordar a un comando que usemos frecuentemente. Esto puede ser tanto para comandos que no seamos capaces de recordar como para otros que consideremos que son muy largos y que queramos escribir más rápido.

¿Cómo se crean los alias?

El procedimiento para crear alias se divide en dos tareas. Por un lado, hay que editar el fichero que debe contener los alias y, por otro, decirle a la terminal que lo revise.

El fichero de los alias

El fichero que contendrá nuestros alias se llama «.bash_profile» y debe estar en nuestra carpeta de usuario. No podemos encontrar este archivo desde el Finder, porque el punto del principio hace que esté oculto, por lo que su edición debe hacerse desde la terminal.

Una vez que abrimos la terminal y habiendo interactuado con la ventana que aparece, la forma más sencilla de editar nuestros alias es ejecutar el siguiente comando:

nano .bash_profile

Esto abrirá este fichero utilizando nano, que es el editor más sencillo de los que se puede usar en la terminal. Además, si este archivo no existiera lo crearía.

La sintaxis que debe seguir cualquier alias es la siguiente:

alias nombrecorto="comando completo"

Es muy importante destacar que el nombre que elijamos como alias no puede contener espacios y que el comando debe ir entre comillas.

Vamos a poner un ejemplo con el comando que sirve para actualizar todas las aplicaciones. Este comando es el siguiente<.

sudo softwareupdate -i -a

Sin embargo, sería mucho más sencillo si pudiéramos escribir simplemente «actualizar». Esto es lo que hará el alias. Por lo tanto, en el fichero escribiríamos:

alias actualizar="sudo softwareupdate -i -a"

Si queremos escribir algún otro alias, sólo tenemos que pulsar enter para que cada alias vaya en una línea distinta. Cuando terminemos sólo quedará guardar los cambios y salir del fichero. Para ello sólo hay que pulsar la combinación de teclas CTRL+x y el editor nos preguntará si queremos guardar los cambios, a lo que deberemos contestar con la letra «y» de yes y confirmar con la tecla de retorno.

Hacer que la terminal lea los alias

Una vez que hemos editado «.bash_profile» hay que decirle a la terminal que revise ese fichero. Para ello tenemos dos opciones. La primera es salir y volver a entrar, porque esta operación se hace automáticamente cada vez que se abre la terminal. Si no queremos salir tenemos a nuestra disposición el siguiente comando:

source .bash_profile

Conclusión

Espero que con este artículo empecéis a crear vuestros propios alias a los comandos que uséis con mayor frecuencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s